etiquetas-2

La etiqueta es una pieza gráfica que se coloca en un objeto o mercancía para su identificación, valoración y clasificación. Actualmente hay una gran variedad de formatos y materiales de etiquetas con el fin de distinguir un producto de otro.

 

Pero no siempre ha sido así, primero surgieron los envases para contener y clasificar primordialmente alimentos y después las etiquetas, ante la necesidad de ordenar productos de varias categorías y agilizar el proceso de comercialización.

 

En el año 8000 a. C. se encontraron los primeros intentos de envasados conformados por hierbas unidas y tejidas, vasijas de barro, pieles y vidrio. Ya más en forma, se tiene el registro que los primeros envases para contener, conservar y transportar alimentos datan del año 1700 a. C. Durante la Edad Media estos recipientes servían para intercambiar mercancía en el trueque aunque hasta ese momento no contaban con etiquetas explicativas, sólo cumplían la función contenedora.

 

Con la Revolución Industrial, la aparición del ferrocarril y el desarrollo de las fábricas, aumentó la necesidad de transportar productos hacia más lugares. Ese fue el punto de partida del crecimiento exponencial del flujo del comercio interno y de las exportaciones, condiciones que obligaron a hacer envases más resistentes y diferentes para distinguirse entre varios tipos de bienes. Fue en ese momento en el que el diseño de los envases se volvió fundamental para diferenciar y vender los productos. Así surgió la figura del diseñador como intermediario entre el consumidor y productor.

 

Los comerciantes fenicios fueron los primeros que empezaron a utilizar etiquetas para “marcar” los alimentos que transportaban de un extremo al otro del Mediterráneo. Se trataba de marcas hechas a mano con las que podían distinguir los productos. En el siglo XVI en Europa aparecieron las etiquetas impresas, vinculadas a los fabricantes papeleros, quienes por primera vez utilizaron diseños. En el año 1550, el comerciante Andreas Bernhart realizó en Alemania las primeras etiquetas impresas para envolver fajas de papeles.

 

En 1798 dos inventos favorecieron enormemente el desarrollo de la gráfica en el rubro de las etiquetas: la máquina para hacer papel, inventada por el francés Louis-Nicolas Robert, y la litografía, creada por el alemán Aloys Senefelde. Gracias a estos avances, para el año 1830, las etiquetas se utilizaban en todo tipo de envases.

 

En 1840 se inventó la impresión a color, hecho que produjo un nuevo salto en la evolución gráfica. Desde entonces las etiquetas dejaron de tener una función únicamente informativa, involucraron un diseño más llamativo para el público. Los fabricantes chocolateros fueron los primeros en utilizar estas piezas gráficas como forma de seducción para atraer nuevos clientes, especialmente en las épocas festivas como Navidad y Pascua.

 

Actualmente las etiquetas cumplen un rol clave para la identificación de productos en el mercado, además ayudan a que el consumidor conozca especificaciones del producto como materiales de elaboración, instrucciones de lavado, secado y planchado, lugar de maquila, talla y color, entre otros aspectos. Además, por su valor visual, también han logrado atrapar a los consumidores y aumentar las ventas.

 

El papel es el material mas práctico para la elaboración de etiquetas de identificación. Las etiquetas de papel son ampliamente recomendadas para etiquetar productos de consumo común y desplazamiento rápido, debido a que no requieren soportar condiciones ambientales especiales.

 

En KronalinE somos el papel de tu vida desde hace 25 años