Cómo elegir el papel fotográfico adecuado.


Puedes tener una cámara estupenda, un objetivo bastante definido y la luz perfecta, incluso el software de diseño adecuado, pero cuando llega la hora de imprimir el resultado no es lo que esperabas, ¿a qué se debe ésto? La mayoría de las veces es debido al papel, pues éste resulta no ser el adecuado.

 

Todo comienza en tu tienda de papel fotográfico.

Entre los tipos de papel fotográfico que se ofrecen, no siempre el más caro es lo mejor, como puedes notar, en las instrucciones que acompañan a las impresoras fotográficas se recomienda un tipo de papel específico para tal modelo y marca, quizá sólo sea publicidad, pero aún así es conveniente leer con atención tal información. Recuerda que en el mercado existe un papel fotográfico para cada impresión y proyecto. Cuando te encuentras editando tu fotografía tienes muy claro la idea de la fotografía que quieres imprimir por lo cual, debes prestar mucha atención en la resolución y el tamaño  al igual que el tipo de papel para impresión.

 

Son 5 los aspectos que debes tener presente a la hora de elegir tu papel.

Opacidad. ¿Puedes ver a través del papel?

 Si la respuesta es afirmativa, deséchalo. Cuanto mayor sea la opacidad en un papel menor será la posibilidad de que la tinta traspase el papel, evitando los molestos manchones y la mezcla de colores. Normalmente el papel fotográfico cuenta con 94%-97% de opacidad, por lo que no tendrás que preocuparte por este detalle. Dale especial atención a este rubro si pretendes imprimir por ambas caras (por ejemplo: fotolibros o revistas).

Brillo. ¿Cuánto de blanco tiene el color blanco?

 El brillo se expresa en números comprendidos entre el 1 y el 100 y  normalmente, los papeles fotográficos se encuentran en la decena del 90. Sin embargo, no todos marcan su grado de brillo, incluso se encuentran escalas como: extra-blanco, extra brillo, etcétera y grados que no determinan exactamente cuan blanco son, por lo que la mejor opción es comparar unos con otros. El brillo no muy alto puede ser interesante si pretendes imprimir fotografías en los que persigas un efecto envejecido.

Peso. ¿Realmente importa el peso?

 El peso dará importancia a tus fotos, evitará que se arruguen fácilmente y les aportará mejor apariencia. El peso se indica típicamente en g/m2. La escala en la que se encuentran la mayoría de papeles está entre los 90 y 270 gramos. En general, debes optar por papeles de mayor peso, pues es importante que compruebes los rangos de papel que admite tu impresora, ya que hay impresoras que no aceptan papeles muy pesados.

Acabado. ¿Mate o Brillante?

 Vas a poder encontrar dos tipos de acabado: mate y brillante. Además de una completa escalera de acabados intermedios. En ocasiones se usan los nombres en inglés para referirse al acabado, así que toma nota: el acabado es finish, mate es matte y brillante es glossy.

Calibre. ¿Qué tan grueso debe ser el papel?

El calibre es la densidad del papel, es decir, el ancho del papel. Se mide en milímetros y normalmente se encuentra entre 7-10 mm o 220-300 mm. Suele guardar relación con el peso, aunque puedes encontrar papeles del mismo calibre y diferente peso. El calibre es una variable importante a tener en cuenta para la conservación de la fotografía y la impresión de la misma. Al igual que con el peso y la opacidad, tenemos que mirar las indicaciones del fabricante para escoger un calibre adecuado a nuestra impresora.

 

Elegir entre el brillo y lo opaco.

 Papel Brillante: Es el papel de impresión que más se utiliza y, por tanto, el que es más fácil de encontrar. Se diferencia rápidamente del resto porque su superficie es brillante, gracias en gran medida al material con que se recubre dándonos la impresión de que el papel está mojado. El atractivo de este tipo de papel es que dota de luz a la foto y consigue imágenes más nítidas. Por contra, este tipo de papel aumenta los reflejos externos, dificultando su visión y en él se marcan las huellas de dedos o manchas con mucha facilidad. Es un papel ideal para fotos familiares, fotos para enmarcar y tarjetas de visita o calendario.

Papel Mate: Es un papel más denso y más opaco en el que el rasgo de brillo es una característica fundamental, ya que a mayor brillo mayor será la diferencia entre colores, dotándoles de mayor autonomía. Este papel se caracteriza porque no brilla y no se refleja. Es un papel más ancho y que nuestros mayores agradecerán a la hora de imprimir sus fotos antiguas. Dentro de esta categoría podemos escoger entre mate y semi-mate. Al igual que antes, realiza tus pruebas y guarda fotos en diferentes tipos de papel para poder decidir a futuro que papel elegir.

 

Consejos

  • Empieza con el papel recomendado por el fabricante.

  • Si estás probando, compra paquetes menor número de hojas posible.

  • No hay por qué elegir entre mate y brillo, ambos son buenos.

  • No olvides comprar de diferentes tamaños.