Lo esencial para sublimar.

La sublimación consiste en pasar directamente del estado sólido al estado gaseoso o vapor. En el sublimado textil sucede justamente eso, consiste en una técnica  por medio de la cual la tinta pasa de estado sólido a gaseoso, en ese preciso estado, se fija en los tejidos sobre los que se aplica. Realizada en forma correcta y en las telas adecuadas, el diseño sublimado nunca se deslava, despinta, agrieta ni decolora.

 

 

  • Lo necesario para realizar la sublimación textil.

 

El primer paso consiste en imprimir en papel el diseño que se desea sublimar sobre el tejido (tela) utilizando tintas adecuadas para sublimación.

Para imprimir este papel se pueden utilizar diversos medios, como una impresora, un plotter o un offset, dependiendo de lo que se requiera y en qué cantidades. La impresora la utilizan los que subliman en cantidades pequeñas y sobre superficies reducidas. El plotter permite imprimir en superficies más grandes y con excelente y óptima calidad, pero resulta demasiado costoso y lento para realizar producciones de alto volumen, por lo que generalmente no se utiliza en forma industrial. Por último, el offset permite utilizar la técnica y obtener papeles en formatos amplios con un costo de producción de más del 50% inferior al plotter aproximadamente y en mucho menos tiempo. Una vez que se cuenta con el papel listo se procede al último paso, "el planchado".

 

  • El planchado, la técnica del sublimado en sí.

 

Este es el último paso del proceso para sublimar prendas y textiles, se utilizan diferentes tipos de máquinas que realizan el mismo proceso. Se coloca el papel junto con la prenda que se sublimará en una plancha, ésta somete la prenda y el papel a calor (aproximadamente 210 grados) y presión durante cierto tiempo. La tinta se gasifica y es atrapada por los tejidos de la tela.

Es importante destacar que en esta etapa las prendas sufren cierto encogimiento, que depende el material utilizado y del arte a sublimar y no en todas las prendas de una misma producción es igual. Generalmente en las telas que se utilizan para playeras, es de aproximadamente 1 cm en cada sentido y en cada elemento. Esto se debe tener muy presente, si se realiza esta técnica correctamente, se obtienen prendas sublimadas muy bien logradas y las cuales conservarán el diseño en forma permanente.

El sublimado se debe realizar siempre en telas sintéticas, núnca en fibras naturales. Para esto se fabrican playeras 100% poliester, en diferentes telas, como pueden ser alejandría, dry fit, micropiqué, echegoyen entre otras, así como también existen telas con combinaciones de rayón, viscosa, poliéster y otros  componentes que resultan en prendas adecuadas para realizar la sublimación textil. Se puede sublimar sobre muchas telas, el único aspecto limitante es que no deben contener fibras naturales como algodón, lana, seda y otras.