gramaje-2

En la actualidad, la actividad profesional exige un alto grado de especialización técnica que te permita mostrar las particularidades de tu trabajo sin importar a qué segmento pertenezca tu empresa y para lograrlo es fundamental cuidar cada uno de los detalles. Uno de los más importantes es la superficie en la que imprimes tus proyectos.

 

Piénsalo durante un momento: cada una de tus ideas, antes de volverse realidad, es plasmada en un papel y ya sea que atraviese una serie de procesos de aprobación y ajustes o que se muestre inmediatamente, la calidad de la presentación determina en gran parte el resultado final que obtenga debido a la legibilidad, transferencia de color y percepción sensorial, además de la información que contenga.

 

En este sentido existen características esenciales que componen a un papel excepcional y que debes cuidar para obtener los mejores resultados. En KronalinE te decimos cómo identificarlas y en qué consisten.

 

Gramaje

 

Es posible confundir esta característica con el espesor del papel, sin embargo no lo determina totalmente; el gramaje representa la consistencia, que se mide según el peso en gramos de una hoja de un metro cuadrado.

 

Cuanto más elevado sea mayores serán la rigidez y el espesor, pero no necesariamente dos tipos de papeles del mismo gramaje tienen también el mismo espesor y la misma rigidez: cada tipo de superficie tiene características específicas.

 

En particular, son sobre todo la cantidad de fibra de madera y la tipología de tratamiento realizado, los aspectos que determinan esta diferencia. Así, un papel de los 60 a los 90 gramos será ideal para impresiones de trabajos escolares y profesionales; entre los 90 y 150 gramos, para flyers, folletos o carteles y a partir de los 170 gramos dará excelentes resultados para carpetas de presentación o menús de restaurantes.

 

Acabado

 

Cada papel está conformado por diferentes procesos químicos por lo que el resultado cromático puede variar el grado de blancura que influye en la difusión de la luz y en la percepción de los matices, esa es la razón por la que en KronalinE te ofrecemos papeles con un grado de blancura excepcional.

 

Una diferencia sustancial en el acabado es el estucado del papel. Se trata de un barnizado en la superficie que añade una capa de pigmentos que permiten un proceso de secado más rápido con óptimos resultados y colores más nítidos. El papel estucado puede tener un acabado brillante o mate.

 

Como podrás ver, la elección del papel perfecto dependerá directamente de tus necesidades específicas y del uso que vayas a dar a tus impresiones. En KronalinE te ofrecemos papeles de alta calidad y blancura excepcional en cada una de nuestras líneas que lograrán estupendos resultados en tus proyectos laborales y escolares.

 

Si requieres materiales premium enfocados en diseño, publicidad y fotografía, nuestras líneas DigitalinE y SolventlinE / LatexlinE te ofrecen soluciones profesionales para que tus proyectos superen las expectativas y satisfagan tus necesidades.

 

En KronalinE somos el papel de tu vida desde hace 25 años.