ritmo-2

Quizá cuando piensas en el concepto de ritmo lo asocias automáticamente a la música, cuando tus oídos perciben una secuencia de sonidos en los que puedes percibir una sucesión evolutiva. Sin embargo está presente en todos los contextos de la vida: el ritmo del corazón, la lluvia e incluso en el diseño gráfico.

 

El ritmo a nivel visual tiene que ver con los elementos que visualizas en tus procesos cotidianos y puede clasificarse por patrones, colores, tamaños o alternancias. Cualquier secuencia estructurada a nivel visual contribuye a crear un ritmo que tus ojos son capaces de percibir, decodificar y reconocer.

 

Si lo piensas detenidamente los árboles distribuidos en una banqueta, los escritorios de la oficina en la que trabajas o los muebles que adornan la sala de tu casa tienen un ritmo muy particular que crean sensaciones que pueden producir calidez, relajación o productividad.

 

Por otro lado, los anuncios que aparecen en tu revista favorita, los espectaculares a los lados de las grandes avenidas y los logos de las marcas que consumes cotidianamente tienen un ritmo visual con una función muy específica que cumple también con una misión comunicativa.

 

Conocer el funcionamiento del ritmo a nivel visual es esencial porque ayuda a orientar la atención del observador hacia el mensaje que se desea transmitir o el contenido que se debe destacar. Además sirve para proporcionar un aspecto orgánico y estimular los sentidos de quien observa el contenido.

 

Para promocionar un producto, lanzar un mensaje preciso y convincente y finalmente comunicar el concepto deseado, es necesario que el contexto sea eficaz y el ritmo visual puede jugar un papel trascendente en la comunicación de marca de cualquier empresa.

 

En KronalinE sabemos que transmitir el mensaje correcto es trascendente sin importar el giro en el que te enfoques, por eso te contamos cuáles son los tipos de ritmo visual y cuál es su funcionamiento.

 

Ritmo lineal

Los elementos visuales son similares en forma, tamaño, color y distancia entre ellos, lo que facilita la identificación del ritmo. Se suele ocupar en el ámbito gráfico para crear la sensación de repetición.

 

Ritmo alterno

En el ritmo por alternabilidad se utiliza la repetición de elementos distintos en un mismo orden con el objetivo de conformar un contraste ordenado y reiterado.

 

Ritmo progresivo

Se representa por medio de disminuciones y ampliaciones progresivas y regulares de un elemento, de su tamaño, orientación y color; el sentido dinámico se obtiene a través de una progresión de etapas y formas.

 

Ritmo fluido

Los elementos no son iguales entre sí, sin embargo la sensación de fluidez y espontaneidad es provocada por imágenes que captan la atención y logran destacar lo que se quiere comunicar.

 

Ahora que has profundizado en el concepto del ritmo en diseño gráfico, lo único que te hace falta es contar con el papel ideal para plasmar tus ideas y en KronalinE contamos con papeles de alta calidad que te permitirán imprimir con fidelidad cada uno de los colores y trazos.

 

Conoce la línea K + E Color Output que te ofrece los mejores papeles para diseño, publicidad y fotografía.

 

En KronalinE somos el papel de tu vida desde hace 25 años.