Heliografía

Antigua técnica de copia de planos, a través del sistema conocido como heliografía, reproducción de un dibujo mediante luz ultravioleta sobre un material transparente o translúcido, como el papel albanene o herculene.

En una mesa se colocaba el original sobre el papel sensibilizado y luego se exponia a una fuente de luz ultravioleta, generalmente una lámpara fluorescente de luz negra.

Luego el papel expuesto se sumergia en una solución de amoniaco, la cual actuaba como revelador, dejando el papel con un color azul muy característico.

Las características prinicipales de una heliografía son el tenue olor a amoniaco y el tono azulado del papel. Las lineas oscuras en el original quedan como trazos azules y los espacios en blanco de un color azulado. La parte trasera y las que se van degradando por dobleces quedan de un color crema.

Leer más